La comunicación es uno de los pilares fundamentales de la evolución humana, y el hecho de hablar distintas lenguas nos permite facilitar la comunicación entre todos. Hoy en día vivimos en un mundo totalmente globalizado, por lo que el aprendizaje de otras lenguas es imprescindible. Además, el saber idiomas es una destreza muy demandada cuando hablamos de competitividad en el mercado laboral.

Foto de Soner Eker para Unsplash

El estudio de diferentes idiomas no solo nos ayuda en la vida profesional; también influye muy positivamente en nuestra vida personal y salud. Hay estudios que afirman que el aprendizaje de un idioma distinto a la lengua materna estimula la parte cognitiva del cerebro que se encarga de recibir y almacenar la información, por lo que el hecho de hablar varias lenguas nos beneficia enormemente en los estudios, ayuda a la concentración y ejercita la memoria. También contribuye a retrasar la posible aparición de enfermedades degenerativas como el Alzheimer.

Tanto si buscamos estudiar o perfeccionar los idiomas para mejorar nuestro curriculum como si queremos dedicarnos a ello profesionalmente o si simplemente queremos poder comunicarnos en otras lenguas, estudiar en el extranjero es una de las mejores opciones.

Al final, todo queda en casa

No necesitamos irnos lejos de casa para aprender algunos de los idiomas más importantes. Sin necesidad de salir de Europa, aquí tenemos varios de los idiomas más hablados del mundo: el inglés, la lengua más usada para los negocios internacionales y la lengua oficial de algunos de los países más poderosos del mundo; el francés, hablado en los 5 continentes y que se estima que cuenta con 200 millones de hablantes en todo el mundo; y el español, el segundo idioma más hablado en todo el mundo después del chino mandarín.

Cada país y sistema educativo tiene sus métodos para la enseñanza de los idiomas, pero vivir en el país de la lengua que se está estudiando es absolutamente clave. La necesidad de comunicarse y desenvolverse hace que muchas pequeñas acciones diarias se conviertan en una nueva lección: ir al supermercado, viajar en metro o autobús, pedir en un restaurante o simplemente charlar con la gente autóctona. Esa es la mejor manera de aprender vocabulario, expresiones, y en general, adquirir soltura.

Alguna sugerencia

Para poner todo esto en práctica, una opción muy atractiva para muchos posibles interesados es el programa Erasmus+. Se trata de un programa de la Unión Europea para el apoyo de la educación y formación. Está dirigido a personas de todas las edades: estudiantes, personal de enseñanza e información, estudiantes de prácticas profesionales y animadores juveniles. Sus criterios de admisión varían dependiendo del país, y los que participan en el programa se dividen en países adscritos (miembros de la UE y no miembros de la UE) y países asociados (Australia, Japón, China, Argelia, Emiratos Árabes, Chile, Argentina, entre muchos otros).

El hecho de participar en este programa puede abrir muchas puertas a la hora de entrar al mercado laboral. Y, sin duda, el conocimiento profundo de otra cultura es un aspecto muy valorado cuando se envía el curriculum vitae a una oferta de trabajo. ¡Son todo ventajas!