A simple vista, traducir cuentas anuales puede parecer sencillo. Muchos números y poca letra. Pero estos documentos entrañan mucha más complejidad de lo que traslucen: representan instrumentos clave para una empresa, por lo que es de suma importancia que el trabajo de traducción se realice con la máxima rigurosidad. En este artículo os contamos qué son exactamente las cuentas anuales, cómo se traducen y por qué.

¿Qué son las cuentas anuales de una empresa?

Son documentos que recogen, con arreglo a ciertas normas, la información contable de una empresa durante un ejercicio fiscal determinado. En otras palabras, representan una imagen de la situación económica de la empresa en un año natural.

Las empresas están obligadas a presentar sus cuentas anuales en el Registro Mercantil donde tengan su domicilio social dentro de los plazos que estipula la Ley de Sociedades de Capital:

Las cuentas han de formularse en el plazo máximo de tres meses contados a partir del cierre del ejercicio social y aprobarse por la Junta General dentro de los seis primeros meses contados a partir del cierre del ejercicio.

El plazo de presentación de las cuentas anuales es dentro del mes siguiente a la fecha de aprobación de estas por parte de la Junta, es decir, el día final ha de coincidir con el último día del mes siguiente al que se hayan aprobado.

(Fuente: RM de Madrid)

¿Qué partes componen unas cuentas anuales?
  • El balance de situación.
  • La cuenta de pérdidas y ganancias.
  • El estado de cambios del patrimonio neto.
  • El estado de flujos de efectivo.
  • La memoria.
¿Por qué se traducen las cuentas anuales?

Existen múltiples razones, pero las más habituales son las siguientes:

  • Internacionalización: por ejemplo, si una empresa abre o tiene sucursales en otro país o es objeto de una fusión con una empresa extranjera
  • Participación en concursos o solicitud de subvenciones en otro país
  • Informar a socios o inversores de la situación financiera de la empresa
¿Qué hay que tener en cuenta para traducir unas cuentas anuales?

Como decíamos, esta documentación es especialmente sensible e importante, además de confidencial, por lo que no puede haber el mínimo margen de error. Para asegurarnos de que el resultado es de la mejor calidad, es imprescindible seguir los siguientes pasos:

  • Una maquetación impecable: estos documentos suelen constar de tablas complejas con muchísimos números e incluso gráficos. Si los documentos están en formato no editable (PDF, por ejemplo), se debe realizar un trabajo de maquetación muy minucioso previo a la traducción, con el fin de reproducir el formato exactamente igual al del documento original y no se puede escapar ni una sola coma.
  • Contar con traductores especializados en el ámbito financiero: la traducción de unas cuentas anuales no es tarea sencilla y no puede realizarla cualquiera. Es condición sine qua non que quien las traduzca conozca al dedillo la terminología especializada y tenga amplia experiencia con este tipo de textos. Es importante, además, saber si bastará con una traducción simple o si necesitaremos una traducción jurada.
  • Una vez terminada la traducción, más importante si cabe es ejecutar un control de calidad final. Para verificar que hemos hecho un trabajo fiel, preciso, coherente y pulido, existen numerosas herramientas que automatizan procesos y pueden ayudar a subsanar pequeños despistes que el ojo humano no haya detectado.
  • Plazos: dado que la presentación de las cuentas en el Registro está sujeta a fechas límite concretas, es aconsejable no dejar la traducción para última hora y encargarla con antelación suficiente. Todo el proceso de maquetación, traducción y revisión (jurada, si es el caso) exige un tiempo que, si queremos evitarnos resultados insatisfactorios, no conviene apurar innecesariamente. Así que, si tenemos tiempo, cuanto antes empecemos, mucho mejor.
En definitiva…

Nunca nos cansaremos de repetir que, como para casi todo en la vida, es mucho mejor hacer las cosas con calma. Si necesitas traducir las cuentas anuales de tu empresa, no esperes al último momento. En Transword podemos ayudarte con tu proyecto: nuestra larga trayectoria y experiencia en traducción de cuentas anuales y nuestra certificación ISO de calidad te garantizan un resultado óptimo para que la imagen financiera de tu empresa se mantenga intachable. ¡Te esperamos!

 

Imagen de cabecera de StellrWeb para Unsplash