El 25 de marzo se celebra el Día Nacional de la Independencia griega, que marca el aniversario del inicio de la revolución griega contra el Imperio Otomano. La Guerra de Independencia que se libró a partir de entonces culminó en la creación del estado moderno de Grecia que conocemos hoy en día.

Todos sabemos más o menos algo sobre la cultura e historia de Grecia. ¿Quién no ha estudiado a sus famosos filósofos, soñado con visitar alguna de sus islas paradisíacas o admirado la fascinante arquitectura de la Acrópolis? Aun así, a pesar de que seamos pueblos ciertamente cercanos, ¿conocemos de verdad a nuestros vecinos del otro lado del Mediterráneo?

Basta con pensar en la expresión inglesa it’s all Greek to me (el equivalente a nuestro “me suena a chino”) para constatar que, en especial, la lengua helénica y sus entresijos son bastante desconocidos para (casi) todos. Dicen que a través de la lengua se puede conocer mejor una cultura, por lo que os proponemos una entretenida lectura sobre la lengua griega para desvelar algunos detalles de su historia y divertidas curiosidades.

Una breve historia

El griego forma parte de la familia de lenguas indoeuropeas, lo cual significa que está emparentado con muchísimas otras lenguas europeas. Mientras que la familia indoeuropea se fue ramificando en varias subfamilias hace miles de años, la rama helénica se separó y dio lugar a la lengua griega, que es el principal (si no el único) miembro de esta rama.

La primera prueba escrita del “protogriego” data del siglo XV a.C.: el lineal B, un sistema de escritura que los micénicos adoptaron de los vecinos minoicos. Apenas quedan testimonios de este sistema que hayan sobrevivido al paso de los siglos; únicamente unas tablas de arcilla que recogen la contabilidad de los palacios micénicos.

La lengua griega fue evolucionando durante los siguientes siglos, en forma de una amplia variedad de dialectos a lo largo y ancho de toda la cuenca del Mediterráneo. El griego antiguo abarca la lengua hablada en la región de Grecia durante un amplio periodo: desde aproximadamente el siglo IX a.C. hasta el siglo VI d.C.

En el siglo IV a.C., una forma del griego se convirtió en la lingua franca de la región: la koiné (común), proveniente del ático, el dialecto de Atenas. Esta lengua es la que hablaba Alejandro Magno, y también en la que se escribió el Nuevo Testamento.

La koiné evolucionó hacia el griego medieval, que perduró hasta el XV, hasta la caída del Imperio Bizantino.

El griego moderno actual se distancia notablemente de su “tatarabuelo”, el griego antiguo. Su desarrollo se vio marcado a partir del siglo XIX por la llamada cuestión lingüística: un debate sobre la adopción como lengua oficial de la variante popular (dimotikí) o la variante culta (katharévusa), más vinculada a la koiné. Dicha cuestión se resolvió en 1976 con la adopción del griego demótico o dimotikí como lengua oficial del estado.

Fun facts!
  • Cuenta con unos 13 millones de hablantes nativos
  • Casi la mitad de ellos vive en Atenas
  • Es una de las lenguas vivas con registros de escritura más antiguos
  • Existen comunidades helenófonas en todo el mundo: Australia, Estados Unidos, Canadá, Francia, Reino Unido…
  • La fonología griega es muy similar a la del español europeo
  • En Calabria y Salento (sur de Italia), pervive el idioma greko, una variante del griego posiblemente evolucionada a partir del griego antiguo hablado por los habitantes de la Magna Grecia
Etimología

Puede ser fascinante escarbar en la etimología de palabras cotidianas y descubrir que un gran porcentaje de ellas procede de Hellas. ¡Resulta que hablamos griego todos los días sin saberlo! Algunos ejemplos…

  • Música: de μουσική (musiké), propio de o relativo a las musas
  • Teléfono: de τηλε (“lejos”) y φωνος (“sonido”)
  • Fotografía: de φῶς (fôs, “luz”) y γράφειν (gráfein, “escribir”).
  • Oxígeno: de ὀξύς (oxýs, “ácido”) y -genés (-γενής , de la raíz de γίγνομαι (gígnomai, “devenir”)
  • Poesía: de ποίησις (poíēsis); derivado de su significado original “creación”, “acto de hacer, construir o confeccionar”
  • Estética: de αἰσθητική (aisthētikḗ), [conocimiento] que se adquiere por los sentidos
  • Dilema: de δίλημμα (dílēmma: de “di-“ y “lêmma”, premisa)

¡Y cientos más!

Si todo esto te ha sabido a poco…

Si se os ha despertado el interés y queréis aprender más sobre el griego, os recomendamos la lectura del libro La lengua de los dioses, de Andrea Marcolongo (Editorial Taurus).

Os dejamos también dos interesantes vídeos muy instructivos:

 

¡Hasta el próximo post! Τα λἐμε!

Imagen de cabecera de Stavrialena Gontzou para Unsplash