Si te encuentras en el Reino Unido y en esta situación, quizás no sabrás si necesitas un lawyer, un solicitor o un barrister… En este artículo te aclaramos las diferencias entre estas tres figuras.

Lawyer es el término genérico, usado en referencia a todos los profesionales cualificados para ofrecer asesoramiento legal en uno o más ámbitos jurídicos. Aun así, por el propio desarrollo histórico del sistema jurídico británico, se comenzaron a distinguir las figuras de solicitor y barrister, que se podría decir que son dos tipos de lawyer.

El solicitor es aquel que las personas consideran que es su “lawyer” (es decir, en aquellas situaciones en las que uno dice: “tengo que hablar con mi abogado”). Trabaja tanto para particulares como para grupos, empresas y organizaciones del sector público. ¿Qué hace exactamente un solicitor? Pues todo esto:

  • Tienen conocimientos especializados en diferentes ámbitos jurídicos
  • Se dedican a proporcionar asesoramiento legal a sus clientes
  • Se encargan de negociar y comunicarse con las otras partes
  • Preparan la documentación necesaria para los distintos procesos
  • Y asumen trámites burocráticos

A veces, llevan el caso hasta los tribunales (los más pequeños: magistrates courts y county courts) y representan a sus clientes si es necesario. Sin embargo, para litigios más complejos, el solicitor derivará el caso a un barrister.

Es decir: a veces, los solicitors contratan a barristers, en ocasiones también llamados counsels, para que representen a su cliente en los tribunales. Operan en los niveles más altos del sistema y son las cabezas visibles en los juicios y procedimientos legales y defienden el caso delante los jueces en nombre de los clientes. Reciben de los solicitors los detalles del caso, estructuran y preparan los argumentos, interrogan a los testigos y exponen los motivos por los cuales el tribunal debería fallar a favor de su cliente. Son los que, en el Reino Unido, llevan la famosa peluca y toga.

En general, los solicitors son empleados en plantilla de bufetes de abogados o de organizaciones comerciales, mientras que los barristers suelen ser autónomos y trabajan en despachos llamados Chambers, a menudo compartidos con otros barristers.

En Estados Unidos, encontraremos el término attorney o attorney-at-law, que también es un término genérico para hacer referencia a nuestro “abogado”.

Actualmente, las diferencias entre solicitor y barrister se están reduciendo, con la aparición de la nueva figura de solicitor-advocate, que también tiene más poder de representación en los tribunales. Así que, si necesitas asistencia legal y no sabes a quién recurrir, seguramente el primer paso es llamar a un solicitor, a sabiendas de que, dependiendo de la naturaleza del caso, podrá ser conveniente contar con más profesionales especializados según cada fase del proceso.

 

Imagen de cabecera: Melinda Gimpel para Unsplash